Cómo perjudican los piercings a la dentadura

Thursday, August 9, 2018

Cómo perjudican los piercings a la dentadura

Existen una serie de efectos adversos que son necesarios conocer antes de decidir ponerse un piercing en inmediaciones de la zonal oral. Los mismos no solo restringe la cavidad bucal de la persona que lo tiene y los expone a posibles atragantamientos, sino que también puede afectar el estado general de la salud, a saber:

Daños en la dentadura

El desgaste, los traumas y las fracturas dentales son un problema recurrente en más de 40% del total de personas que lo usan.

Enfermedad periodontal

Aumenta el riesgo de padecer este tipo de enfermedades. EL recogimiento de la encía es una de las causas que pone en peligro la estabilidad y durabilidad de las piezas dentarias.

Infecciones

En quienes tienen la lengua perforada existen una mayor prevalencia de colonias de bacterias como, por ejemplo, Candida albicans, ya que sumado a la placa bacteriana que tiene de por sí la boca se introducen nuevas bacterias cuando se manipula el piercing.

Reacciones alérgicas

En personas hipersensibles se puede producir dermatitis, una reacción a causa del acero inoxidable o de titanio.

Endocarditis

Otro factor de riesgo es el contacto que puede suceder entre las bacterias y la corriente sanguínea, produciendo en efecto una inflamación del corazón y sus válvulas (endocarditis).

Abscesos cerebrales

Al igual que la endocarditis, la entrada de bacterias a la corriente sanguínea puede acarrear mortíferos abscesos cerebrales.

Transmisión de enfermedades

El piercing oral también tiene como efecto adverso potenciales peligros de transmisión de hermes y hepatitis B y C.

Los piercings son barras de acero inoxidable o titanio que poseen esferas en los extremos. Se los suelen ubicar en diferentes partes del cuerpo mediante perforaciones. Cuando los piercings están en la lengua, el labio o la mejilla - además de las cuestiones estéticas - hay que evaluar el riesgo de salud que conllevan. Lo más viable para evitar todos los problemas de salud expuestos es no hacerse piercings orales.

No obstante, si ya lo tienes o de todos modos has decidido realizarlo considera los siguientes consejos: mantén una excelente higiene bucal y de la zona de la perforación del piercing; presta especial cuidado en que el acero no choque con los dientes y que no daño la piel de la cavidad bucal; retíralo cuando realices deportes para evitar toda clase de inconvenientes; consulta periódicamente con tu dentista para que el profesional evalúe y descarte síntomas de infección.