¿Cómo limpiar tu retenedor bucal?

Thursday, August 2, 2018

¿Cómo limpiar tu retenedor bucal?

Si eres cuidadoso con el uso de retenedores bucales, apenas notarás que los llevas puestos y podrás incorporarlos como parte de tu vida y realizar tus actividades normalmente.

Cabe destacar que, existen diferentes tipos de retenedores. Los hay fijos (barras que se pegan en el lado palatino del diente) y removibles o Essix (se pueden quitar y poner, estos son transparentes).

Según las fuerzan que ejerzan los músculos de la cavidad bucal, naturalmente, los dientes tienen a moverse. El retenedor bucal es un dispositivo que tiene por función retener a los dientes en la posición que el tratamiento de ortodoncia ubicó, es decir, su objetivo es el de mantener la estabilidad lograda luego de retirar los brackets.

¿Qué cuidados precisan los retenedores?

Para alargar la vida útil de tus retenedores, considera seguir los siguientes consejos que te recomendamos:

Ten precaución al morder con los dientes incisivos

Para evitar estropear el retenedor fijo, sé cuidadoso al morder con los dientes frontales que los contienen. Trata de no ejercer allí una fuerza de palanca (hacia delante).

En cuanto a los retenedores removibles, debes retirarlos al comer. Nunca comas cuando los tengas puesto, ya que es muy probable que se rompan, pierdan su transparencia y se conviertan en un depósito de restos alimenticios y placa bacteriana.

Guárdalos en su caja

Cuando no utilices los retenedores removibles, asegúrate de guárdalos en su caja. Ese es el sitio más seguro en el que pueden estar, mientras no están en tu boca.

Recuerda siempre usarlos durante el período de tiempo que te recomienda tu ortodoncista.

Higienízalos con cuidado

Los retenedores fijos se limpian durante el cepillado habitual de los dientes. En cambio, los retenedores removibles se deben lavar en cada ocasión que se los retiran de la boca, porque se exponen a la saliva y al sarro.

Para lavar tus retenedores utiliza jabón neutro. Nunca los limpies con dentífrico, ya que así se vuelven blanquecinos y pierden transparencia.

Trátalos con delicadeza

Si bien los retenedores removibles son resistentes, cuando te los pongas y te los quites, hazlo con delicadeza. Recuerda ir variando de lado para evitar desgastarlo siempre en el mismo lugar, ya que así se pueden romper o fisurar.

Visita a tu ortodoncista periódicamente

Acudir a las revisiones que pautes con tu ortodoncista es muy importante una vez que terminaste con tu tratamiento de ortodoncia.

Los retenedores al principio provocan una sensación extraña. Sin embargo, con el correr del tiempo, los buenos hábitos y el uso adecuado, las molestias irán desapareciendo, los retenedores pasarán desapercibidos y adaptándose como una parte más de tu vida.