¿La lactancia causa caries?

Thursday, March 29, 2018

Comprendemos que la lactancia de tu hijo es una decisión totalmente personal y familiar, pero queremos informarte bien para que tomes tú la decisión con toda la información.

 La leche materna de por sí, no es cariogénica, no causa caries, su pH es neutro, y no contiene azúcar.

La lactancia como alimento durante el primer año de vida, está totalmente recomendado por todas las asociaciones de pediatría y odontopediatría.

El problema comienza con lactancias prolongadas, más allá del primer año de vida y a demanda. Si no establecemos unos horarios, se producirán disminuciones de Phen cada ingesta.

La saliva tiene un efecto tampón, y es la encargada de subir el pH, para evitar la aparición de los microorganismos que producen la caries. Si hacemos tomas continuadamente, no le damos tiempo a este efecto. Lo que el pH bajo se mantendrá, creando un hábitat, adecuado para la proliferación de estas bacterias, y por lo tanto, para la aparición de las caries.

Es muy importante para un correcto desarrollo de los maxilares, y la estimulación dentaria, la introducción de alimentos sólidos, y en trozos (fruta troceada y no molida, ejemplo: manzana en trozos).

Recordar que la caries es una enfermedad bacteriana, infecciosa y trasmisible. Y la principal vía de contagio es el patrón vertical, es decir, de madre a hijos (chupando la cuchara al probar la comida para ver si está caliente, el chupete cuando cae al suelo, besos…) Es por ello que es muy importante una correcta salud oral de las madres.

En caso de tomar la decisión de prolongar la lactancia, lo que tenemos que hacer es separar las tomas (mínimo 3 horas entre tomay toma) nunca a “chupitos “, ya que esto no aporta ningún beneficio alimentario.

Y lo más importante de todo es una correcta higiene oral, es decir, si decidimos mantener la toma de la noche, es importante, que nuestro bebe no se duerma y que después lavemos los dientes, con un cepillo o una gasa empapada en suero.

Debemos cepillar los dientes una vez aparezcan, ya que a partir de ahí la bacteria de la caries, ya se puede instalar.

No hay azúcar, ni leche materna, que un buen cepillado no pueda contrarrestar.